COL·LECTIU AGENTS MEDIAMBIENTALS
Comunitat Valenciana

VIAS PECUARIAS-PUBLICACIONES

              

"DOMINIO PÚBLICO  RELAJADO"   versus   "DOMINIO PÚBLICO SUPER-REFORZADO"                                

EL TRATAMIENTO URBANÍSTICO DE LAS VÍAS PECUARIAS.
DOMINIO PUBLICO RELAJADO
 
LEY 3/1995, VÍAS PECUARIAS: 10 AÑOS DE APLICACIÓN.
DOMINIO PÚBLICO SUPER-REFORZADO
 
Autor: Fernando Renal Faubell y José Mª Morales Godos [Dirección Territorial, Consellería Territorio (Castellón)]

... no puede descartarse que buena parte de los problemas actualmente existentes con los anchos legales de las clasificaciones de las vías pecuarias sean la consecuencia de haber fijado unos anchos que nunca existieron en la realidad, por lo menos en las zonas no castellanas del territorio nacional [...] El examen de la legislación histórica de las vías pecuarias permite concluir que la figura de la clasificación de las vías pecuarias surge como una técnica legal para determinar qué parte de ese ancho legal de la vía pecuaria no es necesario para el tránsito de ganado [...] no es de extrañar que el Tribunal Supremo haya señalado que las vías pecuarias son un dominio públicorelajado”, en el que sí que cabe la prescripción adquisitiva por parte de los particulares (STS 31/5/1988 y anteriores) [...] Y la propia Constitución, vigente se hace eco de esta realidad pues no dice que la ley atribuirá al dominio público necesariamente las notas de inalienabilidad, imprescriptibilidad e inembargabilidad sino que lo que dice es que la Ley regulará esta clase de bienes «inspirándose» (sic) en esos principios. Por eso se ha podido afirmar que las vías pecuarias constituyen una especie de dominio público «relajado, análogo al de los montes públicos», y ello precisamente porque son usucapibles por los particulares por un plazo treintenal. [...] el legislador no puede desconocer la situación legislativa existente entre 1924 y 1995, que establecía expresamente el carácter enajenable del ancho sobrante de las vías pecuarias

 
Autor: José Francisco Alenza García [Profesor Titular de Derecho Administrativo Universidad Pública de Navarra]

... En su día se definieron las vías pecuarias como un dominio público «relajado» al admitirse la legitimación de ocupaciones (auténticas usurpaciones) por la posesión pacífica de treinta años, lo que suponía una excepción al carácter imprescriptible de los bienes de dominio público. Con la LVP, en cambio, las vías pecuarias se convierten en un dominio público «super-reforzado», ya que, por un lado, desaparecen las notas que debilitaban su protección y, por otro, se refuerzan otros sistemas de protección. [...] Se afianzan las características propias del dominio público, declarándose su inalienabilidad (es decir, la imposibilidad de su enajenación o venta mientras mantengan su condición de bienes de dominio público, art. 3 LVP) y la imprescriptibilidad (art. 2 LVP), sin excepción alguna, como ocurría en el pasado, de manera que ya no se admite la consolidación de las usurpaciones de las vías pecuarias por la posesión mantenida durante treinta años. [...] cabe destacar la regla jurisprudencial de exigir, como presupuesto del ejercicio de la potestad sancionadora, la previa clasificación y deslinde de la vía pecuaria intrusada. Si bien este presupuesto sólo se requiere cuando la existencia de la vía pecuaria o de sus límites es dudosa: si no hay dudas de su existencia o no afecta a la certeza de la infracción, no es exigible la previa clasificación y deslinde (STS de 8 de octubre de 1999). [...] pasando de ser un dominio público atenuado a convertirse en un dominio público super-reforzado. 
► Primer  Congreso  Nacional de Vías Pecarias (Ponencias) 
► Extracto del Primer Congreso Nacional de Vías Pecuarias

 

VPs: UN MILAGROSO PATRIMONIO EN ESPERA DE UNA GESTIÓN SOSTENIBLE               

   ►Artículo completo:A de ambienta con arroba revista ambient@.     MINISTERIO MEDIO AMBIENTE.  Autor: JF Alenza García.  Prof. Titular de Derecho Administrativo.Universidad Pública de Navarra.   Versión imprimible en pd

No es posible, ni siquiera resumidamente, explicar las  distintas fases de la regulación histórica de las cañadas. Una normativa que se remonta hasta los oscuros tiempos medievales del Fuero Juzgo, que emerge con el protagonismo que se otorgó al Honrado Concejo de la Mesta (creado en 1273 y que sobrevive hasta 1836), que logra sobrevivir al agitado siglo XIX superando el cambio del Antiguo Régimen, las desamortizaciones y las ideas ilustradas, hasta aparecer como servidumbres en el Código Civil aprobado en 1889. A partir de entonces vendría su configuración moderna como bienes de dominio público con el Real Decreto de 1892, la confirmación de dicho carácter demanial en el Real Decreto-Ley de 1924, y su mantenimiento en el Decreto de 7 de diciembre de 1931, el Reglamento de 1944 y la ley 22/1974, de Vías Pecuarias (y el desarrollo reglamentario de dicha Ley por el Reglamento de 1978)

En toda esa legislación son apreciables unas características constantes: su elevada protección y su dedicación a funciones exclusivamente pecuarias. Por ello, cuando desaparecía la utilización ganadera de las vías pecuarias se empezaron a vender sus terrenos. Esta concepción se reflejaba con toda nitidez en la estructura de las normas reguladoras desde el siglo XIX, que adoptaban una fisonomía bifronte: en la primera parte se definían las vías pecuarias como bienes de dominio público y se sujetaban a un régimen de protección exorbitante; en la segunda, se regulaba la enajenación de las vías pecuarias innecesarias.

Pues bien, a pesar de todas las ventas, ocupaciones e intrusiones, se ha mantenido un extenso patrimonio territorial. La red general de vías pecuarias está formada por un extenso entramado de rutas ganaderas distribuidas a lo largo de toda la geografía española, que con más de 125 000 km de longitud, que conectan los pastos de invierno con los puertos de montaña, y más de 400 000 hectáreas de superficie, lo que supone algo menos del 1% de la superficie nacional.

 Afortunadamente la concepción legal de las vías pecuarias ha cambiado. Las vías pecuarias no son exclusivamente un patrimonio histórico. No son solo un recuerdo o testimonio del pasado, sino que legalmente se han reconocido nuevas funciones o servicios que le abren nuevas posibilidades de conservación y de utilización.  INICIO


CAAMMCV-Col·lectiu Agents Mediambientals de la Comunitat Valenciana